¿Este es el inicio del desplome de Facebook?


escandalo-facebook-cambridge-analityca
Escándalo, escándalo, la red social por excelencia se encuentra en medio del escándalo por las filtraciones que se dieron a conocer el días recientes, en donde la firma consultora Cambridge Analityca accediera a información personal de más de 50 millones de usuarios tan solo en Estados Unidos.

Este chistecito le ha costado a Facebook tener pérdidas en su valor por más de 37 millones de dólares las primeras 24 horas hasta la mañana del martes.

The New York Times y The Observer realizaron trabajos periodísticos en donde señalan a Cambridge Analityca fuese la responsable de utilizar los datos privados de usuarios que serían utilizados para manipular psicológicamente a los votantes rumbo a las elecciones de 2016 en donde ganó Donald Trump.

La adquisición de más 50 millones de perfiles de usuarios de Facebook no fue orquestado por Cambridge Analityca, sino del profesor de la Universidad de Cambridge, Aleksandr Kogan, quien desarrollo un proyecto personal en 2013, un test de personalidad para Facebook.

Dicha aplicación para Facebook fue utilizada por unos 265.00 usuarios, los que a su vez dieron permiso para utilizar su información personal del propio usuario así como la de su red de amigos, pero sin el consentimiento de estos últimos.

Fue así como este test de personalidad se hizo de actualizaciones de “me gusta” y hasta de conversaciones privadas de un 15% de los usuarios en los Estados Unidos, los cuales posteriormente fueron vendidos a la empresa.

Cambridge Analityca se especializa en cambiar el comportamiento de la audiencia, y ha realizado campañas políticas a lo largo de los cinco continentes, incluyendo países de América Latina como Argentina, Brasil, Colombia y sí, también nuestro país, México.

Esta información posteriormente fue utilizada para mandar publicidad especialmente dirigida a los usuarios, ¡vamos!, noticias falsas que tenían la intención de cambiar la forma de pensar.

Así es como los mismos usuarios dieron la autorización de utilizar sus datos privados, Facebook dice que actualmente ya no es posible que una aplicación pueda acceder a la información personal de los amigos de los usuarios, pero cuando se desarrolló el test, esa opción dependía de la configuración de privacidad de cada uno.

La empresa de Zuckerberg asegura que jamás se vulneró la seguridad:

los usuarios cedieron su información; no hubo infiltración en los sistemas y no hubo robo de contraseñas ni de información sensible”.

Intencional o no intencionalmente se nos olvida que Facebook es un negocio, ¡es un negocio!, mas allá de una red social, Facebook vive de la información que nosotros como usuarios le brindamos, es por eso que los anuncios que vemos, los resultado de las búsquedas que realizamos, los “me gusta” que damos, las paginas a las cuales estamos suscritos, las interacciones que hacemos con otros usuarios entre un inmenso etcétera están pensadas en conocernos, en saber qué tipo de usuario somos.

Facebook se ha esforzado por saber todo de nosotros, cuenta con una red de aplicaciones y servicios destinadas a recabar información para utilizarla, mostrándonos “publicidad” que no parece ser publicidad, que pareciera ser contenido de otros usuarios, en pocas palabras, contendido muy bien enfocado.

Aplicaciones y servicios como Facebook, Instagram, Messenger, WhatsApp, freebasics entro otros más y menos populares se encuentran haciendo este trabajo. No nos olvidemos que Facebook utiliza nuestros datos personales para vendernos publicidad, y obtienen ingresos de las empresas que colocan esa publicidad, todo internet funciona así, ¡nada es gratis!

Ante dicho escándalo: ¿Facebook se podría encontrar en el inicio de su fin? Podría ser, ha perdido grandes cantidades de dinero, y posiblemente los siga perdiendo, necesita recuperar la confianza, existen campañas en Twitter, como la encabezada por el cofundador de WhatsApp, Brian Acton quien con el hashtag #Deletefacebook pide que elimines tu cuenta de Facebook (ahora que estas a tiempo, claro, “a tiempo de alguna manera”).

La respuesta a la pregunta solo el tiempo lo dirá que tan bien o mal librada salga de esta; estamos ante un panorama en donde como usuarios nunca leemos los términos y condiciones de los servicios o productos que utilizamos, ¡seamos realistas!, muy pocas veces leemos y analizamos, ¡ignoramos las consecuencias!, y solo actuamos cuando las cosas ya están pasando.

Aún estamos a tiempo, bueno, al menos eso quiero creer; quiero pensar que aún podemos tomar medidas sobre nuestros datos personales en Facebook, y no solo en Facebook sino también en cualquier red social, aplicación, producto y servicio que recabe información personal.

La responsabilidad también está en nosotros como usuarios… pensemos en eso.

Comenta