¿Un taxi de Google?

 Conocemos el servicio que nos ofrece Uber, de transportarnos de un lugar a otro mediante el uso de una app, pero pronto estaríamos viendo un servicio de compartición de viajes ofrecido por el gigante de las búsquedas, Google.

Según el sitio The Wall Street Journal reporta que ambas empresas se estarían separando para pasar a ser rivales.

Dicho servicio que estaría ofreciendo Google, estaría disponible por medio de la aplicación de la compañía Waze, trabajaría como una plataforma parecida a UberPool, la cual consiste en juntar a diferentes pasajeros que van a la misma dirección, y de esta forma dividir la tarifa.

Se dice que la empresa ya comenzó probando el servicio a una escala pequeña, pero se cree que ya está lista para expandirla, aunque por el momento en San Francisco.

Lo que lo haría diferente a su competencia, hablando de Uber y su rival más cercano Lyft, Google no se llevaría un porcentaje de las tarifas de los conductores, esto nos dice que no ganaría dinero de forma directa, pero si mediante la publicidad lucrativa de Google, esta sería su opción para ganar dinero.

Mientras que su competencia, Uber, se encuentra gastando bastante en los subsidios y recompensas a los conductores y pasajeros.

Además se dice que del servicio prestado a los usuarios, esta será modesta, por lo que los usuarios fieles de Uber podrían estar volcándose por este servicio a corto o mediano plazo, lo cual también pasaría con los conductores al cambiarse de servicio.

En cuanto a la relación que tiene Google con Uber, las empresas tienen vínculos que se remontan a 2013, cuando Google invirtió 258 millones de dólares en capital de riesgo, para la puesta en marcha de la entonces startup.

De esa misma inversión llego el director de asuntos legales de Google, quien tomo una silla en la junta directiva de Uber, pero este dejo el cargo hace varias semanas en la recién competencia.

A inicios de este mes, Uber revelo un programa piloto sin conductor en Pittsburg que comenzaría a funcionar a finales de año, mientras que Google continua desarrollando sus autos autónomos por su propia cuenta.